La típica excusa de «no tengo tiempo de hacer ejercicio porque tengo que estudiar» se va a acabar. Un estudio revela que el aumento de la actividad física en los niños mejora el rendimiento académico.