14/04/2018

Este fin de semana las guerreras se desplazaban a Logroño para jugar el segundo partido de este nuevo grupo ante un rival ya conocido, el CB Escultor Daniel Clavijo, al cual nos habíamos enfrentado ya 4 veces a lo largo del año, en pretemporada y la liga regular. En esta ocasión después de una semana con algunas bajas y todavía con la semana santa en la cabeza el equipo andaba un poco disperso.

Empezamos el partido con muchos contraataques rápidos que no supimos finalizar con eficacia, aunque nos hicieron visitar bastante la línea de tiros libres. Tras los 10 primeros minutos, y con un acierto bastante bajo tanto en tiros de campo como en libres, acabamos el primer cuarto con un tanteo favorable a las guerreras de 13 a 15.

En el segundo cuarto, tras varios ajustes defensivos que trataban de para la sangría que las guerreras estaban recibiendo desde el centro de la zona por el equipo local, logramos maquillar el parcial en los últimos minutos, marchándonos al descanso con un tanteo de 28 a 25, favorable a Clavijo.

El tercer cuarto fue otro cantar, tras encontrar en la defensa el punto fuerte de nuestro equipo, y ser capaces de transformar esos robos de balón en canastas, las guerreras encajaron un parcial de 4 a 15 a nuestro favor, yéndonos a los últimos 10 minutos con un marcador de 32 a 40.

Estos 8 puntos de ventaja pronto se desvanecieron tras un muy buen inicio del equipo local en el último cuarto, y en los últimos 5 minutos el partido se convirtió en un intercambio de canastas de los dos equipos, en el cual ninguno de los dos logró ponerse por delante con más de dos puntos. Finalmente en las dos últimas posesiones del partido logramos ponernos por delante y nos sonrió la fortuna cuando el equipo local falló un contraataque para ganar el partido. Por lo que finalmente las guerreras se llevaron la victoria con un marcador de 50 a 51.

Guerreras, hay que tener más cuidado con los despistes de los últimos minutos y seguir trabajando duro.