Los cronistas del Infantil Blanco del 2006 se desplazaban a Logroño a jugar contra el más serio aspirante a ser campeón de liga, por los resultados vistos hasta la fecha. Si a eso unimos el detalle de que más de la mitad del equipo entrena habitualmente con la selección riojana y los cronistas eran conocedores de ello, nos plantamos ante un partido muy complicado de jugar, ya que los jugadores a estas edades son altamente influenciables por este tipo de circunstancias.

El marcador no deja duda a que solo existió un equipo sobre la pista. Los visitantes salieron a la pista bloqueados, sin esa claridad de ideas que en las dos primeras jornadas, ganando o perdiendo, habían puesto en práctica y de manera notable. No había circulación de balón, no había claridad de ideas, no había movimiento de jugadores… Los tiempos muertos tampoco sirvieron para cambiar la situación y cuarto tras cuarto se llegó al resultado final.

Si algo podemos sacar en positivo es la certeza de que este grupo se levantará de esta caída; sus ganas de jugar, de divertirse haciendo baloncesto, su ilusión por aprender y por mejorar están intactas y eso va a ayudarles a seguir creciendo como jugadores entrenamiento tras entrenamiento, independientemente de los resultados.

Finalmente, desear una rápida recuperación a Iker, lesionado a lo largo de la semana. ¡¡¡¡Ánimo y a seguir trabajando duro entrenamiento tras entrenamiento!!!!