Segunda jornada para el equipo cadete masculino, que este fin de semana se desplazaba hasta Logroño para enfrentarse al Logrobasket Grafometal, a priori un equipo muy fuerte con aspiraciones a llevarse la competición esta temporada.

El calentamiento ya empezó con los nervios típicos del partido en el que te enfrentas a un rival que sabes superior, y tras el pitido inicial, todos estos nervios se tradujeron en malas decisiones y en impotencia ante la defensa presionante que ejercía el equipo local. Tras los primeros 10 minutos, el electrónico reflejaba un 25 a 13 para el equipo de logroño. El segundo cuarto no fue mucho mejor, y los mismos miedos y errores nos llevaron al descanso del partido con un marcador de 48 a 19.

Al inicio del tercer cuarto la impotencia y la desesperación pasaron a transformarse en pasotismo y dejadez tanto en ataque como en defensa por parte de los jugadores del equipo de miranda , que volvieron a tener un parcial en contra en este cuarto de 19 a 10, llegaron a los últimos diez minutos con un marcador de 67 a 29.

El ultimo cuarto fue una historia completamente distinta, bien porque ya lo dábamos todo por perdido y los nervios se marcharon o porque recuperamos las ganas de jugar y el amor propio. En este cuarto dejamos de perseguir al equipo rival por el campo y comenzamos a defender y a jugarles de tu a tu, esto se reflejo tanto en el buen juego desplegado en el campo y en la intensidad del juego como en el marcador, ya que el parcial de este cuarto fue favorable al equipo de miranda por 19 a 22, acabando el partido con un resultado de 86 a 51.

Mal partido de los de miranda tanto en ataque como en defensa, pero sobre todo en actitud. Todavía tenemos muchas cosas que mejorar, pero seguiremos trabajando en ello.