El Cronos se lleva otro partido jugado a medio gas.

Desde el comienzo del partido, el equipo local no presentó la actitud esperada para la jornada. Empezando por una mala defensa, floja, sin demasiadas opciones de robo de balón. Y acabando con un ataque flojo, plomizo, que tampoco daba demasiada confianza al propio equipo de Miranda. Además, el equipo de Logroño, con muy poquito, estuvo compitiendo y tuvo opciones de ganar el partido hasta los dos últimos minutos.

En resumen, los cronistas siguen perdiendo una gran cantidad de balones. Lo significativo es que el equipo de Miranda no compensa esa gran cantidad de pérdidas de balón con las recuperaciones que consigue por partido. Además de cara al aro siguen sin tener acierto, posiblemente los mirandeses hayan fallado hoy más de 20 puntos bajo el tablero.

Por resaltar algo positivo, un buen trabajo defensivo que no se vio en todo el partido hizo que los cronistas ganaran el partido gracias a una remontada de 12 puntos en últimos 3  minutos de partido.