Nunca debe ser una excusa culpar al árbitro de una derrota, pero sí que su actuación puede variar el resultado de manera sensible. Sin quitar merito a las locales, un equipo muy compensado entre jugadoras interiores y exteriores y que justamente merecieron la victoria, un arbitraje que hubiese penalizado más los contactos, quizá hubiese condicionado la presencia en el campo de alguna de ellas en algunos momentos del encuentro.

Las locales comenzaron el encuentro muy activas e intensas, un poco por encima de lo permitido, y las visitantes no supieron hacer frente a esa intensidad y con un parcial de 11-0, el equipo visitante se vio obligado a solicitar tiempo muerto. Con la llegada de la primera canasta, las cosas mejoraron un poco, pero la intensa defensa local dificultaba el trabajo de las cronistas.

Las locales con pequeños empujones, tirando de la camiseta… provocaban las quejas de las visitantes y en una de las quejas, las visitantes se quedaban con una jugadora menos (y eso que solo eran 8 las disponibles), gracias a un “chivatazo” muy interpretable. Con solo 7 jugadoras activas desde antes del descanso, fue muy difícil competir con un equipo tan completo y competitivo como es el de Najera.

Independientemente del resultado, felicitar a las jugadoras del NOVADIET junior por su entrega y por no dejar de competir en ningún momento del encuentro.

Resumiendo, justa victoria de las locales ante un equipo cronista mermado por las bajas, que no necesitaba ayuda extra para llevarse el partido. Sería muy interesante saber cómo se puede penalizar una mala actuación arbitral, ya que ellos tienen sus medios (técnicas, antideportivas, descalificantes…) para penalizar lo que jugador@s y entrenador@s hacemos mal. Porque el protagonismo debe estar en l@s jugador@s y no en quien está para hacer cumplir las normas. ¡¡¡Animo chicas y a seguir disfrutando del baloncesto!!!